ARQUITIC21-B

Categoría: Uncategorised Escrito por Escuela de Arquitectura

     

    El hilo argumental del taller es la vivencia de la ciudad, las formas de vivir y el reconocimiento de formas arquitectónicas que posibilitan un buen vivir.

    Frente al empobrecimiento de la experiencia y la inhumanidad de nuestras opciones de vida, producto de los dispositivos de control social, el abandono de los espacios públicos, la arquitectura es un frente de resistencia.

    Esta resistencia solo puede colaborar disponiéndose acorde con los habitantes y acoplándose a los valores del espacio existente. Debe ligarse al paisaje construido,  a los eventos sensibles del sitio y provocar un incentivo a la vida en comunidad.

    Debemos aprender como los buenos espacios de la ciudad se explican a través de un pensamiento que liga innumerables factores, tanto mensurables como inconmensurables.

    Un buen lugar, un buen edificio, se encuentra encajado en un cruce  entre una serie de distancias y acomodos en el tiempo, que lo convierten en un espacio vivo. No es la experiencia de un mero uso sino de un mundo y por tanto se habita.